lunes, 31 de marzo de 2014

La aviación se quedó en los años 60, un reflejo del MH 370



plane60sCuando hice mi entrenamiento para ser piloto, me chocó ver que la aviación parecía de los años 1960. Esto será difícil de creer, pero aunque usted tenga WiFi en el avión, en la mayoría de los casos los pilotos comerciales no tienen Internet en la cabina de navegación, como tampoco tienen teléfonos satelitales, ni sistemas de GPS. Lo único que tienen para mantenerse en contacto con la tierra son radios de la vieja escuela. Y son radios que suenan terrible. Los radios no son seguros, cualquier persona, por cualquier motivo, puede interferirlos. De hecho, cualquier persona puede comprar un radio de aviación sin ningún tipo de permiso, y pretender ser un controlador aéreo; y la aeronave no tiene forma de verificar si están, en realidad, hablando con un controlador verdadero.

Además existe el factor de confusión: Cuando se hace el entrenamiento para ser piloto, gran parte del aprendizaje es cómo entender a los controladores a través del radio, un radio que tiene una calidad de sonido muy pobre, y que frecuentemente lleva a malos entendidos, debido a los diferentes acentos e idiomas que hablan los controladores y pilotos alrededor del mundo. Aunque, en teoría, todos los controladores deberían hablar inglés, los controladores aéreos que hablan español, por ejemplo, se dirigen en español a las aeronaves que tienen identificadores en español, y eso algunas veces puede privar a otros pilotos, que no hablan español, de información que podría ser útil para ellos. Además, las frecuencias de radio obligan a los pilotos a escuchar todo lo que se dice a otra aeronave, hasta que lo llamen a él, algo que me parece que distrae muchísimo a la hora de pilotear. Imagínese un sistema telefónico en el cual tuviera que escuchar todas las demás conversaciones hasta que alguien, finalmente, le hable a usted. Pues eso es lo que sucede en el aire por todo el mundo. Es primitivo.

Desde mi punto de vista, es inexcusable que mandemos aviones llenos de pasajeros a volar sobre los océanos sin Internet, sin comunicación verbal en tiempo real, y sin localizadores GPS. Sobre la tierra o cerca de las costas, usamos radares para saber dónde están las aeronaves, pero los radares tienen un rango muy corto, y por eso no tienen cobertura sobre los océanos. El sistema de radar/radio es simplemente obsoleto. Pero aún es la normativa.

El vuelo de Malasia MH 370 desapareció sobre el océano y nadie sabe exactamente dónde; al igual que el vuelo de Air France 447, que cayó sobre el Atlántico, y tomó meses recuperar su caja negra. Es simplemente una irresponsable por parte de las autoridades de aviación. Mi propia Citación, un jet privado, tiene un localizador GPS para que siempre podamos saber dónde está. Cuesta menos de $1000. También tenemos un teléfono satelital que permite a los pilotos solicitar ayuda en cualquier parte del mundo en caso de presentar un problema concreto, y que no pueda ser resuelto por el controlador. Esos también cuestan alrededor de $1000. Ahora, Internet está disponible en aviones alrededor del mundo. Pero en los vuelos comerciales, incluso estando disponible para los pasajeros, no está disponible para los pilotos. Además, es ilegal instalar cualquier equipo que no sea aprobado por las autoridades aéreas mundiales. Piense en un producto como el Dropcam (una cámara portátil), e imagine una en todos los aviones comerciales: mostrando al personal en tierra, todo lo que sucede en el avión y en la cabina de mando, y que además lo esté grabando en tiempo real. Eso, en combinación con una buena comunicación con el piloto, haría de la aviación un misterio mucho menor del que es hoy en día. En algunos casos, un pasajero con WiFi en un vuelo comercial, puede obtener más información importante que el mismo piloto en la cabina de navegación. Por ejemplo, información sobre las condiciones climáticas. El piloto tiene un radar de clima, pero el pasajero puede tener información sobre el clima en tiempo real y durante todo el trayecto, y eso es tanto o más útil que el radar. Pero en muchas jurisdicciones, a los pilotos no se les permite usar Ipad con información del clima en tiempo real. La aviación privada ha incorporado los Ipads con información sobre el clima en tiempo real, mucho más rápido que la aviación comercial. El radar de un vuelo comercial ve las próximas nubes peligrosas (nubes cumulonimbos – o CBs – que pueden derribar a un avión) y eso es todo lo que muestran. Pero el pasajero, quien tiene Internet, puede recibir información sobre cualquier actividad climática peligrosa hasta llegar a su destino. El pasajero ve más allá que el piloto. ¿Por qué las aerolíneas no pueden tener estas herramientas si los jets privados ya las tienen? Cuestan tan solo un poco más. Piensen en todo el dinero que gastamos en TSA (Administración de Seguridad de Transporte) y sus equivalentes, para hacer que la aviación sea segura – ¿No podemos gastar un poco más y tener aviones realmente interconectados? Si todos los vuelos comerciales tuvieran localizadores GPS, al menos sabríamos dónde desaparecieron exactamente los vuelos AF 477 y MH 370.

madmen flightCada aeronave comercial debería contar con un localizador GPS. Segundo, se deberían conectar todos los vuelos a Internet, y brindarle a los pilotos información sobre el clima en tiempo real, y en cualquier parte del mundo, para complementar sus radares climáticos, como lo han hecho ya la mayoría de los jets privados. Lo que me parece particularmente peligroso a mí, son los vuelos que cruzan sobre el ecuador, donde se encuentran las nubes CBs de mayor altitud durante las noches, cuando no se pueden ver. Tercero, se deberían conectar todos los registradores de vuelo (cajas negras) a Internet en tiempo real, para que las aerolíneas sepan exactamente lo que pasa en los aviones y avisar a los pilotos, vía Internet o teléfono satelital, sobre peligros inesperados. Por último, deberíamos darles a los pilotos las herramientas para hablar tanto por radio, como por conexión de Internet/satelital para que puedan recibir ayuda de su aerolínea o de quien sea, y no tener comunicación tan solo con su controlador. En muchos casos, la comunicación podría ser vía mensajería, que se enviaría directamente a los controles de vuelo, y lo único que debe hacer el piloto es presionar OK. La forma en la cual funcionan las cosas actualmente, es increíblemente anticuada, es lo mejor que hemos tenido… en los años 60. Por ejemplo, un controlador le da una instrucción sobre su nivel de vuelo a un piloto mientras que todos los demás escuchan (en caso de que la instrucción sea para ellos.) Entonces el piloto de la aeronave en cuestión debe confirmar que recibió la instrucción. Después los pilotos de ese avión deben recordar cuál fue la instrucción (no se envía por escrito de ninguna manera y, créalo o no, muchos pilotos amarran libretas a sus piernas para no olvidar las instrucciones y las escriben mientras pilotean.) Luego deben ir a los controles, al piloto automático, por ejemplo, e introducir el nuevo nivel de vuelo, y finalmente deben llevar el avión a ese nivel. ¿No sería mucho más fácil recibir una instrucción a través de Internet, presionar OK, y enviar esa instrucción al piloto automático y al avión?

Tomemos otro ejemplo: detección de hielo. Actualmente, la manera como los pilotos combaten el hielo, y recordemos que el hielo puede derribar un avión, es adivinando cuándo se podrían estar formando condiciones para el hielo y en ese momento, activar el mecanismo anti hielo. En muchos casos, incluso tienen que mirar las alas del avión para ver si no se está acumulando el hielo. Y aquí, una vez más, la noche y el día son muy diferentes, ya que de noche es más difícil ver si se están atravesando nubes que podrían formar hielo. Algunos pilotos tienen que encender las luces en las alas del avión. Todo este proceso se debería mejorar con sensores e información climática en tiempo real. A veces los pilotos tienen que navegar, hablar por radio, combatir el hielo y las nubes CBs, todo al mismo tiempo. Simplemente no es justo para los pilotos. Y todo esto puede suceder sin cobertura de radar o de radio. Es una gran carga de trabajo, y es mucho lo que se podría automatizar y mejorar.

La buena noticia es que ahora, y cada vez más, tenemos aviones sin pilotos o  drones. Mi opinión es que, al igual que los automóviles sin piloto mostrarán cómo conducir con menos riesgos, los vehículos aéreos no tripulados mostrarán cómo volar también de una manera más segura.

Referencia: MartinVarsavsky
Leer más...

Israel tiende la mano a los sirios a pesar de décadas de guerra



Benjamín Netanyahu visita en febrero un hospital israelí en que se trata a pacientes sirios.




Un coche blanco acercándose a él por una estrecha callejuela de Quneitra en su Siria natal es lo último que Mohamed, de 24 años, recuerda de los momentos previos a la explosión que le dejó en coma y le amputó dos piernas y parte de la pelvis. Días después despertó en la cama de un impoluto hospital, con unas frondosas colinas tras la ventana y un joven soldado de uniforme vede caqui apostado ante su habitación. “Cuando me dijeron que estaba en Israel sentí miedo y nerviosismo. Al final lo asumí: Israel me ha salvado la vida”, dice hoy, con cierta incredulidad.

Que hasta hoy más de 800 sirios hayan recibido tratamiento en hospitales de Israel hubiera sido impensable hace sólo tres años, antes del levantamiento popular contra el régimen de Bachar el Asad en el cual han perdido la vida más de 140.000 personas. El Gobierno de Israel ha mantenido silencio sobre el conflicto sirio, reacio a involucrarse directamente en una guerra que ha acabado enfrentando a un régimen enemigo declarado suyo y a una amalgama de milicias entre las que hay numerosos grupos yihadistas que simpatizan con Al Qaeda.
Hace un año, sin embargo, el Ejecutivo de Benjamín Netanyahu decidió permitir que civiles sirios entraran en Israel a través de la zona desmilitarizada que supervisa Naciones Unidas entre las fronteras de ambos países. Para Israel acabaría siendo imposible discernir cuáles de los heridos que llegaban eran combatientes y cuáles no, lo que ha llevado a sus hospitales a un buen número de milicianos, en su mayoría del Ejército Libre Sirio, un conjunto de brigadas seculares afiliadas a la oposición prodemocrática a la que las potencias occidentales reconocen como legítima aspirante al control del país.

“Yo luché con el Ejército Libre, era subcomandante de mi brigada en Quneitra”, admite con orgullo Mohamed, a quien el Ejército israelí le impide dar su apellido, para evitar represalias cuando regrese a Siria. Según los médicos que le han tratado en el centro hospitalario de Ziv, a sólo 20 kilómetros de Siria, le alcanzó fuego de artillería cuando conducía una moto en la oscuridad. Es extremadamente difícil que pueda volver a andar, porque le amputaron parte de la pelvis y según el doctor Alexander Lerner “no dispone de una base para prótesis”.

“Cuando uno ve a un paciente y tiene ante sí una herida abierta, no piensa en procedencias o enemigos, piensa en tratarle”, asegura Lerner, que nació en Rusia y emigró a Israel en 1990. Cirujano ortopédico, es uno de los expertos más reputados del mundo en traumatismos en conflictos armados y ha escrito dos libros al respecto. En una pared de su despacho cuelgan dos dibujos de flores firmados por Aya, una niña siria de ocho años que llegó en condición grave y con serias heridas en las piernas y a la que él ayudó a volver a caminar.

Admite el profesor Lerner que una mayoría de los 250 pacientes que han pasado por este hospital ha reaccionado con inquietud y a veces miedo al descubrir que se hallaban en Israel. “Reciben el mismo tratamiento que un israelí, y muchos de ellos se marchan con unas prótesis muy avanzadas, normalmente muy caras”, dice. “Eso ha hecho que en Siria se corra la voz de que aquí reciben buen tratamiento, y cada vez reaccionan de forma más calmada”, añade. “Ahora llegan algunos que cuando abren los ojos saben inmediatamente que están en Israel”.



Personal médico del hospital de Ziv y soldados israelíes acompañan a un herido sirio.


Por lo general los pacientes pasan una semana en suelo israelí y luego son enviados a recuperarse en Siria. Pocos vuelven para segundos tratamientos. “Hacemos un esfuerzo por quitar de las ropas que les damos las etiquetas en hebreo, y cualquier rastro que indique que han pasado por Israel”, asegura Fares Issa, trabajador social de 36 años que ayuda a estos sirios en el postoperatorio. Árabe israelí, Issa se presentó voluntario a esta labor, porque sabía que, hablándoles en árabe, calmaría a los pacientes, a los que define como “hermanos”.

“Vienen aterrorizados por tres motivos”, dice. “Primero porque salen de una guerra. Segundo porque están gravemente heridos. Y tercero porque están en Israel, un país con el que han estado en guerra y que ha ocupado parte de su territorio desde hace décadas”. Aparte de las amputaciones, Issa asegura que la dolencia más común entre esos sirios es la ansiedad por estrés postraumático.

El hospital de Ziv es público. Un 20% de los pacientes sirios que han sido tratados en él son niños. El menor de ellos tenía tres años. Algunos han llegado solos, pues han perdido a ambos padres en el conflicto. En el centro ha habido tres alumbramientos de mujeres heridas que llegaron en avanzado estado de gestación.


“Cuando uno ve a un paciente no piensa en procedencias o enemigos, solo en tratar”
Médico que trata a los sirios en Israel
Aunque en un principio evitó pronunciarse sobre la presencia de sirios en Israel, el primer ministro Netanyahu decidió visitar hace un mes otro hospital, militar, que efectúa la misma labor en los Altos del Golán. Allí dijo que muchos “niños han resultado heridos, y otros muertos, por culpa de que Irán haya decidido armar, financiar y entrenar al régimen de El Asad en las masacres que está perpetrando”.

El año pasado Israel atacó en al menos cinco ocasiones objetivos militares dentro de Siria que según la inteligencia occidental eran envíos de armas de Irán a la milicia libanesa Hezbolá. La agencia iraní Fars, cercana a la Guardia Revolucionaria iraní, ha llegado a acusar a Israel de haber propiciado la crisis en Siria y hasta de “trabajar estrechamente con Al Qaeda”, algo de lo que no existe indicio alguno.

Aún así, el Ejército de Israel sigue insistiendo en que de ningún modo toma partido en el conflicto interno en el país vecino. Según Roni Kaplan, uno de sus portavoces, “el ingreso y tratamiento de heridos sirios en hospitales israelíes se lleva a cabo por cuestiones humanitarias” y el número de pacientes atendidos —unos 800— “es meramente testimonial si uno tiene en cuenta la enorme cantidad de muertes que se ha cobrado esa guerra civil”.

Mohamed, por su parte, dice que volverá a Siria, donde le gustaría abrir su negocio “cuando El Asad caiga”. Tiene esperanza de que el doctor Lerner le ayude en un futuro a obtener “dos piernas de plástico para poder andar”.

Referencia: EDICIONES EL PAÍS
Leer más...

Las estadísticas desmontan la amenaza demográfica sobre Israel



israel-baby7

Las cifras publicadas el pasado día 18 de marzo muestran que la situación demográfica israelí continúa avanzando en una dirección positiva para el futuro del Estado judío, muy al contrario de la la opinión generalizada que sostiene la existencia  de un inminente peligro para la demografía de Israel. El Departamento Central de Estadísticas israelí ha publicado las cifras de la tasa de natalidad de 2013, que han revelado que la tasa de natalidad judía sigue creciendo mientras que la musulmana continúa descendiendo. Si bien las predicciones sobre población son a menudo, por su propia naturaleza, inexactas, debido a infinidad de variables impredecibles, parece que éste es un frente en el que los israelíes pueden permitirse algo de optimismo. Pero, pese al creciente número de pruebas en contra, no faltan voces que advierten a Israel de una inminente catástrofe demográfica. Éste es uno de los principales pilares de la doctrina de la izquierda israelí, y una amenaza con la que el presidente Obama ha estado intentando atemorizar, cada vez más, a Israel.

Las últimas estadísticas muestran que en 2013 hubo un total de 127.101 nacimientos de judíos, frente a 34.766 nacimientos en familias musulmanas. Eso significa que el año pasado la tasa de natalidad judía aumentó en un 1,3%, mientras que la musulmana disminuyó un 5,5%. El crecimiento en la tasa judía se debe, en buena medida, al sector ultraortodoxo, pero también contribuyen a ello los inmigrantes rusos, cuya tasa de natalidad es ahora más próxima a la media israelí. En general, el porcentaje de población israelí no judía ha aumentado en los últimos años; los israelíes árabes constituyen actualmente casi un 21% de la población. Pero con la tasa de natalidad árabe en descenso, y con la de los judíos en tendencia ascendente, parece que dentro de las fronteras israelíes anteriores a 1967 el carácter judío del Estado seguirá siendo fuerte. Todo esto, sin embargo, es sin tener en cuenta la situación en la Margen Occidental.

El alarmismo que promueven Obama y Kerry, por no hablar de la izquierda judía tanto de Israel como de Estados Unidos, sostiene que la situación demográfica de Israel debe tener en cuenta a toda la población al oeste del Jordán, para incluir así a los palestinos. Esto ya es de por sí una proposición cuestionable. Ciertamente, en el caso de Gaza no hay motivo alguno para que su población se incluya en el mapa demográfico israelí. Israel abandonó completamente la Franja en 2005, y no resulta convincente la afirmación sostenida por algunos miembros de la izquierda de que el hecho de que Israel defienda las fronteras de Gaza frente al terrorismo supone una continuación de la ocupación.

Pero cuando se trata de la Margen Occidental la cuestión es algo más complicada. El mantra de Haaretz-J Street-Beinart, adoptado ahora también por Obama, es que Israel no puede mantener su presencia en la Margen y seguir siendo un Estado judío y democrático. Esto también resulta engañoso. El argumento sobre la democracia es especialmente endeble, porque se supone que los palestinos pueden votar en sus propias elecciones. El hecho de que la Autoridad Palestina no las celebre nunca no viene al caso.

Dicho esto, incluso si Israel tuviera que incluir a los palestinos de la Margen Occidental en la ecuación demográfica, la cosa seguiría sin estar, ni mucho menos, tan negra como se ha sugerido a menudo. Como escribió Uri Sadot en Foreign Policy en diciembre, si se tomara una estimación por alto del número de árabes de la Margen (algunos sostienen que son más de 2 millones y medio) y se sumara al número de árabes de Israel, entonces seguirían constituyendo menos de un tercio de la población total. Pero va ganando fuerza la idea de que la Autoridad Palestina puede haber engañado terriblemente a la comunidad internacional respecto al número de palestinos que viven realmente en la Margen Occidental. Un estudio de 2006 realizado por investigadores de la Universidad Bar Ilán sustentaba considerablemente la creencia de que la AP podría haber inflado sus estadísticas de población en más de un millón de personas al contar dos veces a ciertos grupos y al incluir a palestinos que residen en ultramar. Esto podría tener la ventaja no sólo de hundir la moral de los israelíes, sino, lo que es más importante, permitiría a la AP obtener más fondos de la comunidad internacional basándose en que tiene una población mucho mayor a la que mantener.

Caroline Glick, en su último libro, The Israeli Solution, señala que la decreciente tasa de natalidad que observamos en los israelíes árabes está, de hecho, en línea con tendencias de todo el mundo árabe, y resulta consistente con una tendencia existente entre los palestinos de la Margen Occidental. Como señala Glick, ahora hay paridad entre las tasas de natalidad judía y palestina: ambas presentan una media de 2,98 nacimientos por mujer. Para los palestinos, esto supone un gran descenso respecto a los 4,25 nacimientos por mujer de 2000. Si se proyecta este patrón hacia el futuro, la amenaza demográfica se convierte en un mito. Además, debe recordarse que Israel ha reforzado regularmente su ventaja demográfica con oleadas de inmigración judía. Teniendo en cuenta el empeoramiento de la economía y el antisemitismo existentes en Europa y Sudamérica, no hay razones para suponer que la inmigración no vaya a seguir complementando a la población judía de Israel.

En 1987, Thomas Friedman concedió a Israel doce años antes de que estallara la bomba demográfica. Aún estamos esperando. Quienes, como Obama, tratan de usar la demografía para asustar a Israel y hacer que se precipite a realizar concesiones territoriales que serían estratégicamente insensatas, carecen de estadísticas que sostengan sus amenazas.

Referencia:elmed.io
Leer más...

jueves, 20 de marzo de 2014

Fracasó intento de Irán de evadir Cúpula de Hierro



Análisis: El contrabando de armas iraní tuvo probablemente como objetivo preparar el terreno para responder a un ataque contra las instalaciones nucleares de Teherán. La pregunta sigue siendo si las armas estaban destinadas a llegar a los grupos terroristas de Gaza o Sinaí. La admirable movida de la inteligencia le ahorró a Israel la respuesta.

por: Ron Ben- Yishai

bateria-cupula-de-hierro

La toma de control de la nave Klos-C expuso y desbarató una movida estratégica iraní que, si hubiera tenido éxito, habría sido digna de la definición de “desempate”. La movida tenía como objetivo la creación de una situación en la que, durante un conflicto activo, el sistema de intercepción de misiles y cohetes de las FDI sería neutralizado o, por lo menos, sería ineficiente.

En primer lugar porque, de acuerdo a informes extranjeros, el sistema Cúpula de Hierro es incapaz – o le resulta difícil – interceptar cohetes pesados ​​y de largo alcance, como los M-302 de fabricación siria que fueron capturados. Estos cohetes, de mediano alcance de hasta 250 kilómetros con una cabeza nuclear que pesa más de 140 kilogramos, serían interceptados por otro sistema, Varita Mágica (también llamado Honda de David), que todavía se está desarrollando en Estados Unidos e Israel.

Este crucial sistema, que será la “segunda capa” en el sistema de intercepción de varias capas que el establishment de defensa está planificando, no será operacional antes de 2016. Así que si los cohetes hubieran llegado a Gaza, les habrían permitido a los aliados de los iraníes bordear a Israel atravesando por encima del sistema Cúpula de Hierro, ir por debajo del sistema Flecha y detonar sin trabas en las concentraciones de población de Israel – sobre todo en el Área Metropolitana de Tel Aviv y la bahía de Haifa.

Durante la Segunda Guerra del Líbano, los cohetes  de 302 milímetros M- 302, de planificación y fabricación siria, demostraron cuán letales y fiables son. No son precisos, pero sus pesadas cabezas y la fiabilidad del motor del cohete los hacen un “arma estadística” barata que permite tener como objetivo a grandes comunidades civiles y causar grandes pérdidas y daños.

Recientemente se han efectuado mejoras de software en el sistema Cúpula de Hierro, lo que le permite lidiar también con cohetes más pesados ​​que el Grad, de corto alcance y relativamente livianos. Durante la Operación Pilar de Defensa, Cúpula de Hierro interceptó cohetes medianos de los modelos Fajr-5 o M-75, fabricados independientemente por los palestinos, que tienen un alcance de más de 70 kilómetros.

Pero el número limitado de baterías Cúpula de Hierro que operan las FDI hará que una gran cantidad de cohetes pesados ​​y realmente de largo alcance sea muy difícil de dominar, como el M-202 o M-302, que llegarán desde varias direcciones a la vez, por ejemplo desde Líbano y Gaza, o desde Líbano, Gaza y Siria.

La iniciativa de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria estuvo dirigida, primero y principalmente, a servir a Irán, en lugar de Hamas, Hezbollah o Bashar Assad. La Fuerza Quds organizó aquí una operación logística muy complicada, que costó decenas de millones de dólares y fue llevada a cabo en secreto, arriesgando exponer a Irán y al régimen sirio a una violación de las resoluciones de la ONU.

[La Marina israelí durante la operación para apoderarse de la nave con armas (Foto: Oficina del Portavoz de las FDI)]

[El Jefe de Estado Mayor Benny Gantz, y el Ministro de Defensa Moshe Yaalon (Foto: Ariel Hermoni, Ministerio de Defensa)]

[El arma Desempate (Foto: Oficina del Portavoz de las FDI)]

Desde hace mucho tiempo, Hezbollah y los sirios tienen miles de cohetes pesados M-302 y M-202. La decisión de enviar una gran cantidad de estos ​​cohetes pesados desde Siria a Irán con el fin de equipar con ellos a Hamas y a la Jihad Islámica en Gaza, y probablemente a otros grupos también, apunta a una planificación estratégica.

El comandante de la Fuerza Quds, Qassem Suleimani, no habría entrado en una tal aventura si no fuera un supremo interés estratégico iraní. Por ejemplo, en el caso de que Irán decidiera iniciar una ofensiva general de gran alcance contra Israel por medio de sus mensajeros: Hezbollah, Siria y la gente de Gaza.

¿Cuándo decidirá Irán sobre tal movida?

Es razonable suponer que este es un escenario de respuesta a un ataque de las FDI y/o estadounidense contra instalaciones nucleares de Irán. En tal caso, es completamente razonable calcular que los iraníes exigirían que los sirios y Hezbollah, así como la Jihad Islámica y Hamas en Gaza, y probablemente también los terroristas en el Sinaí, le den a Israel un golpe letal de cohetes y misiles en todo su territorio.

Los iraníes son conscientes de que la situación cambió cuando Israel, con ayuda estadounidense, construyó un sistema de intercepción de cohetes de varias capas. Les preocupa que este sistema, finalmente, afecte su capacidad de darle a Israel un golpe estratégico de alto alcance y, por lo tanto, están preparando un sistema que neutralizaría en gran medida la capacidad de Israel de activar el sistema de defensa durante al menos dos años y tal vez más – hasta que el sistema Varita Mágica sea operacional.

Una prueba más de que este es un supremo interés estratégico de Irán y de que la planificación puede encontrarse en el hecho de que Suleimani y sus hombres de la Guardia Revolucionaria Iraní, así como los hombres de Bashar Assad, estaban dispuestos a meter sus narices y enviar un cargamento de costosas armas estratégicas a su acérrimo enemigo, la organización sunita Hamas, que traicionó al régimen sirio y le dio la espalda durante su dificultoso tiempo.

Es posible que la entrega sólo estuviera destinada a la Jihad Islámica, que ahora está funcionando como rama principal de Irán en el campo palestino, pero no hay ninguna posibilidad de que Hamas habría permitido que un tal cargamento ingresara en la Franja, o incluso en Sinaí, sin un anterior acuerdo con los iraníes. Es posible que la angustiada Hamas, incluso, recibiera ayuda financiera o de otro tipo de los iraníes a cambio de su participación en la operación.

Dirigido a la península del Sinaí

No obstante, la operación iraní plantea dos cuestiones fundamentales. En primer lugar, no está del todo claro cómo los iraníes planeaban transferir una cantidad tan grande de cohetes de largo alcance y pesados, por tierra, desde Sudán a través de Egipto a Gaza. Es suficiente recordar el hecho de que el ejército egipcio está monitoreando estrechamente los túneles de contrabandeo desde el Sinaí a la Franja y destruyéndolos sistemáticamente. ¿Cómo planeaban los iraníes y palestinos transferir dicho traslado a Gaza bajo las narices de los egipcios? La respuesta puede ser que el plan era transferir los cohetes a su destino en “lloviznas”, durante un largo período de tiempo.

Otra pregunta es cómo la gente de Gaza planeaba lanzar estos grandes cohetes desde la Franja. Después de todo, son fácilmente perceptibles desde el aire cuando se están preparando para lanzamiento, y probablemente antes también, y pueden ser bombardeados con precisión desde el aire, mar y tierra, incluso si son activados desde orificios de lanzamiento subterráneos preparados para los mismos.

La conclusión obvia, a la luz de estas dos preguntas, es que una gran parte de los cohetes en el barco con armas – quizás incluso todos – estaban destinados a llegar a Sinaí y ser activados desde allí. Es posible que la gente de Gaza (Hamas, la Jihad Islámica y los Comités de Resistencia Popular) saldrían de la Franja hacia Sinaí y construirían allí un sistema de lanzamiento oculto en una zona aislada que el ejército egipcio considera difícil de alcanzar y controlar, por ejemplo en Jabal Halal (la altura proporciona al M-302 un alcance extra).

Las FDI no entran en el Sinaí y los aviones de la Fuerza Aérea de Israel no vuelan en el espacio aéreo de la península, para no violar la soberanía egipcia. El régimen militar en Egipto es conocido por ser muy sensible acerca de su honor nacional, por lo que un sistema de lanzamiento de M-302 en el Sinaí es ideal.

Es incluso posible que la organización radical sunita Ansar Bait al-Maqdis, que está afiliada a al-Qaeda, se habría unido a la movida iniciada por sus enemigos acérrimos, los iraníes chiítas. Los cohetes habrían sido trasladados poco a poco, bajo la nariz del ejército egipcio, a la zona donde se habría localizado el sistema de lanzamiento oculto – y el resto habría sido escrito en las páginas de la historia.

Oportunidad perdida en los medios de comunicación de EE.UU.

A la luz de las intenciones estratégicas y el esfuerzo realizado por los iraníes, se puede decir que la revelación y toma de control de la embarcación Karine A, en el punto máximo de la segunda Intifada (2002) es el único equivalente a la toma de control del Klos-C en marzo de 2014. Este es un logro admirable de la comunidad de inteligencia.

Como en cualquier exitosa campaña operativa de inteligencia, el logro principal es de los que revelaron la información inicial, la pista, se dieron cuenta de que tenían algo inusual en sus manos y decidieron compartirla con otros en la comunidad y poner en movimiento una acción compleja, en la que el Mossad mostró una habilidad que complementó vitalmente lo que se había logrado con sensores de seguimiento ópticos y electrónicos operados por la Dirección de Inteligencia.

[Netanyahu en EE.UU. Medios de comunicación ocupados con la crisis de Ucrania]

La Dirección de Inteligencia también construyó el panorama general, y su gente no sólo estimó correctamente “lo que está pasando aquí”, sino también fueron capaces de proporcionar inteligencia operativa que permitió a los jefes del sistema operativo de las FDI, dirigidos por el jefe de estado mayor, presentar un óptimo plan de frustración.

Es importante destacar que la información detallada y precisa de inteligencia en tiempo real proporcionó a los líderes militares y políticos con algo que vale una fortuna: La libertad de elección. Pudieron decidir cuál de las opciones de frustración proporcionaría resultados óptimos con un mínimo de bajas y de daños políticos, de opinión pública, jurídicos y de medios de comunicación.

Como es habitual en estos casos, la Dirección de Operaciones y los comandantes de división le presentaron una cantidad de opciones al ministro de defensa, al primer ministro y jefe de estado mayor. Por ejemplo, bombardear desde el aire o incursionar desde el mar u otros tipos de operaciones que se examinaron y resultaron ser confiables en el pasado.

Gracias a la detallada información de inteligencia, el Jefe de Estado Mayor, Benny Gantz, pudo recomendar al Ministro Ya’alon y al Primer Ministro Netanyahu un esquema de operación que estaba de acuerdo con el derecho marítimo internacional, no implicaba ningún riesgo especial para la vida humana y proporcionaba varios resultados deseables: No sólo frustrando los planes iraníes y sus ramificaciones, sino también un buen logro de opinión y relaciones públicas, y sobre todo en un buen momento, con Netanyahu en EE.UU., menos de 24 horas después de que advirtiera al presidente Obama, en una conversación en su oficina, contra los métodos fraudulentos y engañosos utilizados por los iraníes.

Es una lástima, sin embargo, que los medios de comunicación estadounidenses, están principalmente ocupados ahora con el caso de Ucrania y la administración del presupuesto para el próximo año, que Obama presentó al Congreso y al público el martes.

Los medios de comunicación estadounidenses, al igual que los medios de comunicación en todo el mundo, tienen una capacidad de atención limitada y se ocupan principalmente de cuestiones internas.

Así que Israel perdió la oportunidad de ilustrar a la opinión pública estadounidense que la nave Klos-C, enviada en violación de Irán de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, es sólo una alegoría de lo que los ayatollah y los Guardianes de la Revolución están haciendo en Fordo y en otras instalaciones nucleares “con fines pacíficos”.

http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4495875,00.html

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Referencia:Por Israel
Leer más...

La Unión Europea e Israel



isrel ue

Israel y la Unión Europea son difíciles de comparar. Israel tiene 22.145 Km. cuadrados, y la UE 4.324.782. La UE tenía en 2011 unos 501 millones de habitantes e Israel tenía en 2013 algo más de 8. El PIB de Israel fue de 346,8 mil millones de dólares en 2012, mientras que el de la UE alcanzó ese mismo año la suma de 16,69 billones. Son cifras tan dispares que parecen hacer de Israel algo irrelevante para la UE, incluso teniendo en cuenta que la start-up nation, según el título del libro de Dan Senor y Saul Singer, presenta, entre otras cosas, el récord mundial de compañías cotizadas en el NASDAQ (fuera de Estados Unidos), el sexto en producción de tecnología militar y el primero del mundo en cuanto a start-ups, patentes y científicos por habitante.

Sin embargo, estos datos, tal como vienen expuestos en un informe de la Friends of Israel Initiative y The Henry Jackson Society, indican también que la relación entre Israel y la Unión Europea es una relación particular. Están, por un lado, las cifras de intercambios, que indican la densidad de las relaciones. El total del intercambio es de 29,7 mil millones de euros en 2012 y el de servicios de 7,9 mil millones.

Y está sobre todo, como describe el informe ya citado, la especial posición de Israel como socio de la UE. En defensa, el descenso de los presupuestos de los países de la Unión ha incrementado la colaboración con Israel, que no se puede permitir esos lujos. Más valiosa aún es la colaboración en inteligencia, un campo en el que Israel cuenta con unos efectivos de primera clase. La UE, dada su configuración y la inmensidad de sus fronteras, se beneficia de la colaboración con Israel, que es permanente en temas de contraterrorismo islámico. La producción armamentista israelí juega un papel crucial en la seguridad de los países de la Unión, y la tecnología que ha permitido desarrollar los drones (por ejemplo en España) ha dependido en parte de la industria israelí, pionera desde los años 70 en este campo.

En cuanto al comercio bilateral, las cifras ya citadas son el resultado de un aumento de los intercambios, con picos importantes, en particular en lo que concierne a España y Gran Bretaña. En vista del crecimiento de la economía israelí prevista para los próximos años, se trata de un mercado potencial extraordinario. La revolución que se está produciendo en la producción de energía va a convertir a Israel en uno de los grandes productores de gas natural del mundo. Los países de la Unión pueden llegar a tener en Israel, dentro de poco tiempo, una alternativa a otros países productores.

Finalmente, Israel colabora en algunos de los más importantes programas de desarrollo tecnológico de la UE, desde el CERN hasta, más en general, el último de los Framework Programmes (FP7). La renovación de la cooperación en el nuevo FP (Horizon 2029) está actualmente en negociación, por la directiva europea en contra de las inversiones israelíes en Cisjordania. Este es, precisamente, el punto en el que es conveniente que los responsables europeos, y en general la opinión pública de la UE, reflexione acerca de la posición que está adoptando frente a los llamamientos a boicotear Israel.

No hay, efectivamente, necesidad alguna de compartir –y muchos menos respaldar- el conjunto de las políticas israelíes. La propia opinión pública israelí está dividida y una parte se muestra crítica con los asentamientos y el trato a la población de los territorios palestinos. Intentar castigar a la población israelí y perjudicar al país por discrepancias acerca de esas políticas, en cambio, es injusto y peligroso.

Israel es la única democracia pluralista estable de la zona. Viniendo de Europa, el gesto de boicot resulta inquietante por lo que revela del olvido acerca de la responsabilidad de los europeos en la creación del Estado de Israel: el buenismo no puede llegar tan lejos.

También conviene tener en cuenta que las inversiones israelíes en Cisjordania benefician a todos, muy en particular a la población que vive allí, con acceso a oportunidades que no tendrían sin ellas.

Finalmente, y como explica el informe ya citado, la colaboración entre la Unión Europea e Israel es crucial para ambos. A todas las razones de seguridad, innovación e intereses comerciales, se une otro básico. Israel es el socio más fiable, por su estabilidad democrática, en toda la zona de Oriente Medio. Los europeos dependen de él para una parte importante de su seguridad. En vez de dificultar las cosas, lo que habría que hacer es facilitar las relaciones e invitar a los países vecinos a comprender a su vez que la cooperación con Israel sería mucho más beneficiosa, para todos, que la confrontación permanente.

Referencia:El Medio
Leer más...

domingo, 9 de marzo de 2014

Imágenes exclusivas soldados de IDF a bordo del Klos-C



La Marina Israelí interceptó un barco iraní en alta mar,cargado de misiles,destinados a la organización terrorista de Gaza y requirieron subir abordo para inspeccionar el cargamento,con el total consentimiento de la tripulación los soldados abrieron un númwero de containers y descubrieron una gran cantidad de armas ocultas tras las bolsas de cemento

Clic en la imagen para ver el video.Doble clic para pantalla completa




Referencia:IDF
Leer más...

La ciencia de comer bien



Qué dice (de verdad) la ciencia sobre la sal, la carne, el azúcar y las grasas.

Comer lo justo es una de las leyes básicas de la dieta. | Archivo


A los monos del Zoo de Paignton les han prohibido los plátanos. Demasiado dulces. Y dicen que están más sanos, peludos, suaves; sobre todo, los macacos negros crestados de Sulawesi. Sus renovados pelajes se dirían todos de algodón. Los tamarinos y los titíes, que forman grupos ruidosos, a veces agresivos, parecen más calmados. Sus cuidadores defienden que las bananas de las plantaciones contienen más azúcar que las silvestres, y que sus niveles de proteínas y de fibra son muy inferiores a los de la fruta agreste. Lo mejor para ellos es llevar una dieta rica en verdura, lo más dura posible, fibrosa; y nada de fruta.

El Zoo de Bristol sigue la misma línea, y no es casualidad que ambos sean ingleses. Fuera de la saludable jaula de los monos, dicen que el azúcar intoxica Reino Unido. A la cabeza de la lucha contra el envenenamiento masivo se ha colocado la organización Action on Sugar, cuya cruzada se formalizó el pasado enero y que es la continuación de la lucha organizada contra la sal. Su objetivo es conseguir que la industria reduzca el contenido de azúcar añadido de los alimentos. Entre los dieciocho científicos que se han comprometido con la causa destaca Robert Lustig, quien se ha hecho famoso tanto por su lucha contra el azúcar como por atacar respaldado por un grupo de abogados.

Lustig ha equiparado su misión con la de los valientes que se opusieron a la industria tabaqueracuando las multinacionales distraían la atención del público lejos de la cancerígena verdad de su negocio. El presidente de la Academia que aglutina a los colegios médicos del país, Terence Stephenson, apoyó el paralelismo entre el azúcar y el tabaco hace un año, tras presentar un informe en el que la institución aconsejaba un incremento impositivo a las bebidas azucaradas y la limitación de la publicidad antes de las 21 horas. Pero el negocio azucarero ha seguido en pie: la producción mundial ha crecido levemente durante los últimos ejercicios hasta alcanzar los 18 millones de toneladas en 2013.

Una pista contra la diabetes



El tira y afloja con el azúcar es histórico. Los médicos de la Europa de finales del siglo XVII destaparon sus efectos perniciosos, y provocaron un profundo cambio gastronómico. El azúcar pasó de ser un condimento protagonista de los platos principales a trabajar como actor de reparto en la película de los postres. Algunos piensan que el cambio persiste, pero sus detractores pregonan que el demonio blanco se ha colado de nuevo en nuestros platos fuertes. Se oculta en los alimentos procesados.

Efectivamente, hay mucho azúcar añadido en los zumos, en algunas salsas, en ciertos tomates fritos, en el kétchup, en determinadas conservas, en panes, en empanadas, en platos precocinados... Incluso en la bollería baja en grasas, para compensar. Las pistas de la pandemia de obesidad y del incremento de los casos de diabetes tipo 2 son dulzonas, y las bebidas azucaradas son el enemigo que más pruebas acumula en su contra.

Los indicios se han detectado gracias a publicaciones como la dirigida en 2007 por Lenny Vartarian, cuyos resultados vieron la luz en la revista American Journal of Public Health. Tras revisar 88 artículos sobre el tema, quedó claro que "las personas no compensan adecuadamente la energía añadida que consumen en los refrescos con la que toman en otras comidas", lo que explicaría el aumento de peso de los estadounidenses. Por otra parte, uno de los estudios analizados, que consistió en un seguimiento de 91.249 mujeres durante 8 años, calculó que quienes consumieron uno o más refrescos al día duplicaron el riesgo de desarrollar diabetes respecto a quienes consumieron menos de uno al mes.

Conviene estar bien informado de los riesgos del azúcar y de dónde se esconde. Pero no vale la pena caer en el alarmismo, opina Marta Garaulet, catedrática de Fisiología y Bases Fisiológicas de la Nutrición de la Universidad de Murcia. "Nuestro cuerpo está preparado para absorber azúcar, y de hecho, la glucosa es necesaria", recuerda. "También es verdad que en ciertos refrescos a lo mejor te estás bebiendo seis cucharadas soperas de azúcar y no lo sabes, y es un azúcar que se absorbe muy deprisa y que no tomas como alimento", explica.

Se puede vivir sin añadir azúcar de mesa, conocida como sacarosa. También se puede emplear alguno de los múltiples edulcorantes alternativos: la lista es variada, la industria emplea cerca de 40 distintos y sigue ampliando el catálogo. El último grito fue la estevia, una planta edulcorante que en algunos foros se aconseja a los diabéticos. Pero vale la pena ser cauto con la sustitución del azúcar, ya que muchas alternativas también son azúcares calóricos y perjudiciales cuando su uso es excesivo.

El jarabe de maíz de alto contenido en fructosa, por ejemplo, entró con fuerza en la industria alimentaria a finales de la década de 1960. No solo era barato y se disolvía bien en el agua carbonatada, sino que también se pensaba que sería bueno para los diabéticos: empleaba una ruta metabólica distinta de la que sigue la glucosa. Ahora este jarabe endulza algunos refrescos y no tiene tan buena fama: una cucharada equivale a seis de azúcar.

Lo integral es tendencia



Lo malo de la moda de hacer bandos de alimentos buenos y malos es que acaban surgiendo demasiados desertores. Por eso, y porque los científicos saben menos sobre los procesos fisiológicos humanos de lo que querrían, las recomendaciones alimentarias sufren modificaciones importantes periódicamente. A veces, los cambios son contradictorios, como sucede en el caso de los cereales.

Hasta el cambio de siglo, los cereales refinados fueron los reyes de las recomendaciones nutricionales americanas, que guían desde 1977 las del resto de países. En 2000 cedieron el cetro a los integrales. "Es indiscutible que son mejores, porque al tener fibra, la absorción de la glucosa es más lenta", explica Garaulet. Pero es que también aumentan la cantidad de energía que gastamos en digerirlos, lo que constituye una ventaja en una sociedad hipersaturada de calorías. Además, prolongan la sensación de saciedad, con lo que también contribuyen en buena manera a mantener a raya los excesos.

Los requiebros en las recomendaciones oficiales favorecen que las personas busquen respuestas en pautas más estables. A Garaulet le gusta el consejo de quien está considerado el padre de la nutrición en España, Gregorio Varela: "La dieta es como una orquesta en la que no hay buenos ni malos, lo importante es que todos suenen en armonía", recuerda que decía. Pero, igual que las recomendaciones de algunas abuelas, su mensaje se ha perdido en el pasado. Según un reciente informe que ha publicado Gregorio Varela-Moreiras, hijo del famoso científico y catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo, precisamente los hidratos de carbono, junto a la fibra, son dos componentes que destacan en la sinfonía de la dieta española por una participación insuficiente.

Sabores adictivos



Ambas carencias podrían atajarse comprendiendo adecuadamente qué es el índice glucémico. Algunas corrientes de opinión han señalado varios efectos perniciosos de alimentos ricos en carbohidratos de rápida absorción, como las patatas, el arroz y los cereales refinados, con los que se cuece el pan blanco. El motivo es que tienen un índice glucémico alto; sus efectos recuerdan al del azúcar de los refrescos. Que su índice glucémico sea alto significa que aportan glucosa a la sangre fácilmente. Cuando una cantidad importante de azúcar entra rápidamente en el torrente sanguíneo se producen picos de insulina que, a largo plazo, pueden producir diabetesy obesidad. Estos picos son menos pronunciados tras la ingesta de carbohidratos complejos, como los que proporcionan los cereales integrales.

Pero los estudios que aluden a este índice para advertir de los riesgos del consumo de carbohidratos simples dibujan un panorama engañoso. "Se sabe que cuando estos alimentos forman parte de un plato complejo, el índice glucémico baja muchísimo", tranquiliza Garaulet, quien señala que la cultura anglosajona se centra mucho en este aspecto de los alimentos porque ellos consumen comida rica en carbohidratos muy simples y de mala calidad, como los muffins, y las cookies con todo tipo de adorno. Alimentos demasiado industriales, e indeseables compañeros de mesa habituales.

Por otra parte, los carbohidratos de los garbanzos, las lentejas y las habichuelas, injustamente olvidados en muchos hogares, salen muy bien parados. Se pueden comer hasta tres veces a la semana. Y es sorprendente la cantidad de recetas con legumbres que esperan a ser rescatadas de los libros de cocina española para el placer de los comensales más exigentes.

Puede que afirmar que el azúcar es el nuevo tabaco suene exagerado, pero cada vez hay más investigaciones neurocientíficas que intentan demostrar que ciertos tipos de comida activan los mecanismos físicos asociados a la adicción, aunque sin resultados suficientemente claros como para guiar las recomendaciones nutricionales. Más consistentes son los experimentos llevados a cabo con los pobres ratones de laboratorio. Algunos han mostrado señales de estar enganchados al azúcar, y otros han pasado el mono cuando no han podido satisfacer su pulsión por una sabrosa mezcla de azúcar y grasa. Curiosamente, los ratones se engancharon al sabor.

En el caso del azúcar, los múridos compensaban la energía que les proporcionaba reduciendo la ingesta de otros alimentos, con lo que evitaron la obesidad. Por el contrario, los que siguieron una dieta rica en grasa y en azúcar, basada en alimentos como la tarta de queso, el bacón y el chocolate, sí acabaron obesos. En ambos casos, el sistema de recompensa del cerebro desarrolló un estado similar al que configura el abuso de la droga.

"Hay estudios en los que se les da a los animales solamente azúcares y solamente grasa, y se observa cómo responden la corteza cerebral y la zona de recompensa; luego, cuando se les da los dos juntos, aumenta la intensidad de la respuesta hasta diez veces", relata Garaulet. "Pero también se produce el efecto contrario si tienes una privación de azúcares o de grasas", argumenta. Paradójicamente, el mecanismo subyacente a la supuesta adicción podría ser también el responsable de evitar las carencias alimenticias a través de la activación del deseo de comer los alimentos que faltan. “Hay un control fisiológico muy fino que se llama saciedadsensorioespecífica, que es la que hace que te canses de comer un alimento y activa tus sentidos hacia otro ", concluye.

La catedrática Marta Garaulet ha enseñado a comer a muchas personas en las clínicas que llevan su nombre. No es una nutricionista más. No solo porque sea catedrática e investigadora, ni porque mantenga que para comer bien hay que recurrir a lo que a uno le gusta, que hay que disfrutar de la comida. Lo que la diferencia es su investigación en el campo de la nutrigenómica, la ciencia que une la genética con la nutrición. Avanzó en este campo gracias a una colaboración con el pionero en el campo José María Ordovás. Y actualmente mantiene una fructífera relación con la Universidad de Harvard.

Lo más llamativo de la intersección entre la nutrición y la genética surge en el terreno de la epigenética, la ciencia que estudia cómo varía la expresión de los genes con el desarrollo, sin necesidad de que el ADN llegue a modificarse. El proceso por el que se producen los cambios es reversible y se denomina metilación, y la dieta modula qué hacen o dejan de hacer los genes con sorprendente facilidad; las probablidades de metilación aumentan hasta 12 veces con los hábitos alimenticios irregulares. Picar por las noches, comer deprisa o por aburrimiento puede influir en cómo se expresa el gen clock, que se asocia tanto con la obesidad como con los horarios. Según el estudio de la doctora, el cambio se advierte a los 15 días de introducir nuevos hábitos.

Garaulet explora un terreno fértil y prometedor, pero sus consejos no son novedosos: "Llevo 20 años investigando y lo que más me ha impactado es que, seas como seas, cuando sigues una dieta mediterránea, en España, estás bien". Por cierto, su dieta no limita la ingesta de verduras.

Una dieta bien engrasada



No damos a la grasa la importancia que merece. Y es un componente fundamental en la barrera entre el interior acuoso de nuestras células y el exterior; si nos quitaran toda la grasa del cuerpo, nos desparramaríamos, literalmente. Aun así, la idea de que es un enemigo a batir sigue siendo un lugar común. Quizá sea por una cuestión estética, por la impronta que ha dejado la campaña contra el colesterol o por lo que cuesta deshacerse de ella. También puede que se deba a que la realidad es compleja y preferimos respuestas simples, pero este supuesto no es una opción para la ciencia.

Los investigadores comenzaron a cuestionar lo apropiado de la inquina a mediados de la década de 1990. Se observó entonces que las células de la grasa segregan leptina, una hormona que se dispara cuando hemos ingerido suficiente y que avisa de que podemos dejar de comer. El descubrimiento apuntaló la idea de que la grasa desempeña un papel relevante en relación con los procesos biológicos de la digestión. Se ha avanzado mucho en el conocimiento del tejido adiposo desde entonces: ahora se habla de la grasa mala, conocida como grasa blanca, y de la grasa marrón o grasa buena.

La primera acumula la energía que no se gasta en el momento de digerir los alimentos. Por ejemplo, esa gran cantidad de azúcar que consumes con la tarta mientras te sientas en el sofá a ver una película. Pero la grasa marrón disipa energía, y eso es positivo. De hecho, algunos grupos de investigación estudian cómo convertir la grasa blanca en marrón, para combatir la obesidad. Mientras tanto, estudios como el que publicó la Colaboración Cochrane en 2012 indican que no hay pruebas concluyentes de que la reducción de la grasa de la dieta reduzca el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Parece que, en su justa medida, la grasa de los alimentos naturales no tiene por qué dar problemas. No deberías temerla si no la amas demasiado. Eso sí, la grasa visceral, la que se acumula en la zona de los michelines, no ha dejado de ser un indicio de riesgo, y hay un tipo de grasas que acapara gran parte de la mala fama.

Son las grasas trans, que están en los productos obtenidos de rumiantes, tanto en sus lácteos como en la carne. Según un estudio del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, dejar de añadirlas a los productos alimenticios evitaría 20.000 infartos de miocardio al año en ese país. En un principio se pensó que estaban detrás de las enfermedades coronarias, e incluso, de la depresión. Curiosamente, ahora todo indica que solo son perjudiciales cuando nos llegan en productos industriales como la bollería, los aperitivos fritos y la margarina, pero no en su forma natural.

El proceso para hacer grasas trans consiste en añadir moléculas de hidrógeno a aceites vegetales. Con ello se varía la estructura de los enlaces de sus moléculas, de forma que la nueva grasa adquiere una textura sólida a temperatura ambiente. Es más manejable. Además, se puede calentar varias veces, es barata, aporta mucho sabor y permite alargar la vida útil de los alimentos. Es un filón para la industria.

Los intentos por limitar la adición de grasas trans a los alimentos han llegado hasta la prohibición, en distintos grados (en España ni siquiera figura el contenido en la etiqueta nutricional, mientras que en Estados Unidos poder añadirlas a los alimentos tiene los días contados). Pero la salud no es siempre lo primero. La experiencia de Dinamarca lo muestra claramente: los altos impuestos que se introdujeron para limitar el uso de este tipo de grasa acabaron por poner en peligro el negocio de los productores de mantequilla, lo que motivó que el Gobierno danés diera un paso atrás en su decisión de intervenir para limitar este nutriente en la composición de los alimentos.

"Los gobiernos tienen la obligación de ofrecer a los ciudadanos unas recomendaciones de cómo alimentarse adecuadamente, así como de actuar para frenar problemas, pero sus intereses pueden ser contrapuestos", explica la directora del grupo de investigación en Sociología de laAlimentación de la Universidad de Oviedo, Cecilia Díaz. El conflicto no escapa a la opinión pública. "En la última encuesta de seguridad alimentaria que ha habido en Europa resulta llamativo que los ciudadanos dicen que los gobiernos europeos defienden más a los agricultores que a los consumidores", recuerda la doctora.

Sobreinformación alimentaria



Esta desconfianza está marcada por un contexto en el que la cadena alimentaria globalizada se ha hecho tan compleja que el consumidor siente que ha perdido el contacto con los alimentos. "Somos más conscientes de los problemas alimentarios porque vivimos en una sociedad en la que la información circula con facilidad y rapidez, y, aunque parezca una paradoja, cuanta más información hay, más preocupación". Cada vez queremos comer más sano y estamos menos seguros de cómo conseguirlo. Por si fuera poco, nos apremia la resonancia de la cacofonía informativa que componen los mensajes contradictorios procedentes de las instituciones políticas, de las científicas y de los medios de comunicación.

Indagando en este asunto, la socióloga ha detectado que, "ante una situación de incertidumbre, hay consumidores que están aproximándose a lo local, comprando productos sobre los cuales tienen más información". No es una tendencia generalizada, pero puede ser beneficiosa. Según Díaz, cuando se compra en las tiendas del barrio se llevan más productos frescos como la fruta, el pan, la carne y el pescado. Y los buenos tenderos son excelentes fuentes de información sobre los productos y sobre cómo se cocinan.

Muchas veces, la opción del consumidor a favor de un alimento procesado es el resultado de una estrategia mercadotécnica que puede ser engañosa. Hay un ejemplo claro en los lineales de bollería de los supermercados españoles. Dada la buena prensa de los vegetales, comprar un bollo elaborado con ellos puede parecer una opción saludable cuando quizá no lo sea tanto. Como las grasas trans se hacen a partir de aceites vegetales, muchos productos anuncian que están elaborados con dichos aceites, cuando lo que llevan es aceite vegetal parcialmente hidrogenado.

Ocurre algo parecido con los productos cárnicos procesados cuyos envases prometen salud a base de eliminar grasa. Según un estudio de la Universidad de Harvard publicado en 2012, puede que no sea una buena idea hacer caso a tales mensajes a la hora de comprar el sabroso embutido, el pollo y el pavo envasados.

"Las pruebas sugieren que la carne procesada es particularmente dañina en relación con las enfermedades coronarias y la diabetes, y que el contenido de sodio y otros conservantes puede ser más determinante que el contenido total de grasa o de grasa saturada", dice el artículofirmado por Renata Micha y publicado en la revista Current Atherosclerosis Reports.

El texto concluye que es clínicamente recomendable reducir el consumo de este tipo de carne. También dice que la carne roja no procesada (cordero, cerdo y ternera, por ejemplo), que ha sido atacada en el pasado por su contenido en grasa saturada, tiene menos relación con el riesgo de sufrir diabetes y poco o ningún efecto en las enfermedades coronarias. La conclusión anima a optar por comprar el producto fresco y añadirle la sal en casa, al gusto del consumidor y con conocimiento de causa.

Los autores también tocan un punto importante a la hora de elegir qué es bueno comer: la cría de ganado tiene efectos medioambientales perjudiciales, incluida la deforestación, el derroche del agua, las emisiones de carbono y de metano... Y su producción es cara. Por eso la soja, más barata, se ha convertido en una sustituta óptima de las proteínas de la carne. Los autores concluyen que hay alternativas más saludables al bistec, "que ofrecen pruebas de tener beneficios cardiovasculares, como el pescado, las nueces, la fruta, los cereales integrales y los vegetales, y que son opciones nutricionales mucho mejores que consumir carne roja no procesada".

Alimentos bajo el microscopio



Necesitamos entre 40 y 50 nutrientes, según algunas estimaciones. Pero el cálculo es engañoso, ya que los avances científicos llegan al extremo de alterar la propia definición de la palabra nutriente. Nos han enseñado que están los hidratos de carbono, que nos cargan las pilas; las grasas, que acumulan energía; las proteínas, que cumplen una función reparadora; y las vitaminas y los minerales, que son protectores.

Algunos expertos incluyen en la lista de nutrientes elementos como la fibra y el agua. Se basan en que tienen importantes funciones en la salud, un concepto que también se ha redefinido conforme la medicina avanzaba. "Se ha pasado del concepto de salud como ausencia de enfermedad a la idea de que salud significa estar en buenas condiciones físicas, mentales y emocionales", explica la directora del grupo de investigación ALIMNOVA, de la Universidad Complutense de Madrid, María de la Montaña Cámara.

En esta línea, el auge de los alimentos funcionales que prometen diversos beneficios para la salud es una evolución natural. Según Cámara, son un fenómeno imparable, aunque aún quedan por limar aspectos legales que garanticen sus promesas. "La relación entre la alimentación, el envejecimiento y la salud, entre otros aspectos, es algo que a todos nos preocupa", dice. Y entre el ingente volumen de información disponible sobre alimentos, dietas y complementos, la palabra antioxidante aparece por doquier. "Estamos expuestos a muchos agentes oxidantes, como la contaminación, el tabaco y el ejercicio intenso, que aceleran la oxidación del organismo; y un exceso de dichos agentes oxidantes va a acelerar el proceso de envejecimiento al producir más daño celular", señala la doctora en Farmacia.

Para lentificar el efecto contamos con "mecanismos de defensa" bastante bien estudiados, aunque muy complejos. Cada vez se conocen más alimentos que contribuyen a que funcionen correctamente. En el grupo de investigación de Cámara, especializado en los nuevos alimentos desde las perspectivas científica, tecnológica y social, son especialistas en el licopeno. Se trata de un carotenoide con un potente efecto antioxidante. Se podría decir que el tomate es un alimento funcional, aunque no lo anuncien en la televisión.

Vitaminas y asociados



Hay más elementos famosos, como el zinc y el selenio, dos ejemplos de antioxidantes muy estudiados. Estos minerales forman parte del grupo de los micronutrientes, una categoría en la que también entran las vitaminas y que componen un mapa que sigue dibujándose con creciente precisión. "Compuestos tan pequeños requieren técnicas analíticas muy específicas y, conforme las técnicas van evolucionando, se van detectando en alimentos que antes no se conocían", explica Cámara. Sobre el zinc, en un estudio que publica la revista de la Asociación Médica Canadiense acaba de triunfar contra el resfriado. Sin embargo, ha caído una de las ideas más arraigas popularmente: la vitamina C no sirve para prevenirlo.

Por lo tanto, al interpretar los últimos avances, es bueno tener en cuenta que aún hay territorios ignotos.

No parece aconsejable seguir a rajatabla las recomendaciones sobre "superalimentos" y perdernos comidas que pueden ser igual de beneficiosas, o incluso mejores. "Cuanto más pobre sea nuestra dieta, en el sentido de que los alimentos que consumimos sean siempre los mismos, es mucho más fácil que tengamos problemas o carencias", apunta Cámara. En definitiva, no hay mejores consejos que los que han funcionado durante generaciones y generaciones: “Cuantas más frutas, verduras y hortalizas frescas, mejor, y cuanto menos alimentos procesados, también”, recuerda con la gran convicción que le otorga su formación académica e investigadora.

Antinutrientes: los que no van juntos



Los platos procesados tienen sentido, pero es mejor evitarlos cuando sea posible. "Hay muchos componentes que se destruyen con el calor, como muchas vitaminas, con lo que estamos eliminando compuestos importantes e incorporando otros que desempeñan un papel necesario en el producto, pero sin los cuales podemos pasar", explica Cámara en una referencia a los aditivos.

Aunque eso no siempre es un problema. "Algunas leguminosas tienen inhibidores de la proteasa, enzima que hidroliza las proteínas y facilita su utilización, de manera que si esa enzima se inhibe, no asimilamos bien las proteínas que digerimos", detalla. Lo bueno es que son compuestos termolábiles, que se destruyen con el calor. Así que toda la tecnología que necesitas para hacer más nutritivas unas buenas judías está en la herencia cultural: cocinar a fuego lento.

Estos curiosos tipos de compuestos se denominan antinutrientes, y son un campo muy interesante. Por ejemplo, está el ácido oxálico, presente de forma natural en algunas leguminosas y cereales. "Se une al calcio e impide su absorción; por lo tanto, no podemos mezclar un alimento que tenga mucho ácido oxálico con otro que tenga mucho calcio", previene Cámara. Renuncia, por ejemplo, a las espinacas con queso.

Pero seleccionar alimentos para asimilar las cantidades correctas de las cuatro o cinco decenas de nutrientes necesarios ya es bastante complicado como para entrar en el campo de los antinutrientes.

La nutrición implica procesos que están influidos por muchísimos factores, algunos inesperados. Pero la ley básica a la hora de ponerte a confeccionar tu dieta es: come lo justo, elige muchos productos frescos, sobre todo vegetales, y varía la composición de los platos. Acertarás.

Referencia:Libertad Digital
Leer más...

Cuando un embajador israelí debatió con un famoso historiador sobre la legitimidad de Israel y le venció



- Yair Rosenberg - Tablet



Fue una cadena familiar de acontecimientos: Un prominente erudito y un importante intelectual visita el campus de una universidad de élite para hablar con los estudiantes. En sus palabras, él sorprende a su público y a la comunidad judía al cuestionar el derecho del pueblo judío a un estado, y al afirmar que el tratamiento sionista de los palestinos es moralmente equivalente al tratamiento nazi de los judíos. Naturalmente, esas palabras provocan una fuerte condena por parte del embajador israelí local.

Pero esto es 1961, y no 2014. El escenario es Montreal, donde el famoso historiador británico Arnold Toynbee, especialista en asuntos internacionales, dio esa controvertida conferencia ante los estudiantes de la Universidad de McGill. Y la historia no terminó con un intercambio de artículos de opinión, comunicados de prensa y disculpas públicas. En cambio, el embajador israelí en Canadá, Yaacov Herzog, respondió desafiando a Toynbee a un debate público, sólo cinco días después de que sus comentarios iniciales. El 31 de enero, hace 53 años, los dos se enfrentaron en la McGill Hillel House en un intercambio que fue transmitido en vivo por todo el país y más tarde esa misma noche en Israel.

Shimon Peres definió la discusión que siguió como "uno de los debates más dramáticos de la historia de nuestro pueblo". Hace unas semanas, para dar la bienvenida al primer ministro canadiense Stephen Harper a Israel, el sobrino de dicho embajador, y líder del Partido Laborista Isaac Herzog, citó este acontecimiento en el podio de la Knesset. Sin embargo, como el paso de años, pocos habíamos oído hablar de ello.

En su aniversario, el debate entre el erudito y el diplomático vale la pena recordarlo no sólo porque las actitudes se mantienen similares, sino porque ofrece una manera de hablar por parte de Israel que en gran parte se ha perdido.

La conferencia en la McGill no era la primera por parte de Toynbee, un profesor de la London School of Economics que había equiparado a los judíos y a sus opresores nazis. Él en realidad, en esos momentos, había terminado en 1954 el octavo volumen de su aclamada serie "Estudio de la Historia" en la Oxford University Press. Pero mientras unos pocos laicos habían leído su libro, los comentarios de Toynbee en la McGill reverberaron rápidamente a través de la prensa y de la comunidad judía local.

Este erudito de 71 años de edad no era ajeno a las polémicas que implicaban a los judíos. Así ya había utilizado sobre el pueblo judío la infame etiqueta de civilización "fosilizada" y "sociedad extinta" en 1934, y más tarde describió al sionismo como "demoníaco". Este mismo historiador también tuvo un récord lamentable con los nazis: Después de reunirse con Adolf Hitler en 1936, Toynbee le dijo a la Oficina de Asuntos Exteriores británica que creía que el líder alemán era "sincero" en lo de renunciar a cualquier deseo de conquistar Europa. Aunque este accidentado pasado llevó a algunos a acusar a Toynbee de antisemitismo, hizo poco para moderar su celebridad, tal como la experimentaba al otro lado del Atlántico al ser invitado a dar conferencias en la McGill.

Pero para Herzog, el embajador israelí, los comentarios de Toynbee en el campus implicaban pasarse totalmente de la raya. Sin consultar con sus superiores, el embajador de Israel retó inmediatamente a Toynbee a un debate público tanto en lo referente a su analogía nazi como a su afirmación de que el judaísmo era un "fósil". A los 39 años, Herzog era dos generaciones más joven que el historiador, pero no era un intelectual de peso ligero: Hijo del segundo Gran Rabino ashkenazi de Israel, Isaac Halevi Herzog, y hermano de su futuro presidente Chaim Herzog, Yaacov Herzog era a la vez un erudito religioso consumado y un diplomático singularmente competente. Más tarde servirá como director general de la oficina del primer ministro con Levi Eshkol y Golda Meir, después de haber servido como Gran Rabino de Gran Bretaña.

Y así, en la noche del 31 de enero, el joven embajador se puso delante de una multitud desbordante en la Hillel McGill House, rodeado por la prensa y los micrófonos de numerosas estaciones de radio. "En primer lugar, quiero aclarar que yo estoy aquí por una decisión personal, y no como un enviado oficial", comenzó Herzog. "De hecho, durante las últimas 48 horas desde que el profesor Toynbee accedió a este debate, me he centrado muy poco en la naturaleza de mi labor oficial y me he centrado en recorrer más allá del espacio y del tiempo unos pocos miles de años de historia, en un viaje de ida y vuelta, tratando de desentrañar las civilizaciones y los fósiles".

Con estas palabras, Herzog tácitamente reconocía que tanto líderes judíos canadienses locales, así como algunos funcionarios de la Cancillería israelí, habían desaprobado su desafío a Toynbee, temiendo que este diplomático relativamente desconocido sería superado fácilmente por ese famoso intelectual con casi el doble de su edad. Como escribió el biógrafo de Herzog Michael Bar-Zohar, "en ese momento, él no era un funcionario público y un funcionario del gobierno, era el portavoz no oficial del pueblo judío que luchaba por su honor".

Las palabras iniciales de Toynbee fueron emblemáticas de ese encanto paternal tan popular del historiador británico. "Los boxeadores se dan la mano antes de luchar", dijo. "Tal vez eso sea más bien un buen ejemplo para embajadores y profesores. Me temo que no vamos a proporcionar una actuación tan entretenida como la que puedan brindar unos boxeadores, pero aún así, esta es una ocasión muy importante y seria".

Con eso, comenzó la batalla. El combate, que duró una hora y 20 minutos, osciló sobre historia judía, la historia árabe y la historia humana, desde el problema de los refugiados palestinos a las minucias de la ley internacional. Cada polemista anotó sus puntos con respecto al otro, pero en los argumentos clave, aquellos en los que la disputa había sido planteada, si las acciones de Israel en 1948 fueron moralmente equivalentes a las nazis, y si la nación judía era una civilización fosilizada, Herzog surgió como el claro vencedor.

Desde el principio, Herzog presionó a Toynbee para que explicara cómo, exactamente, las acciones de Israel durante una guerra de auto-defensa contra varios ejércitos árabes podían compararse con el programa genocida sistemático de los nazis contra los judíos. Toynbee explicó que él no tenía la intención de equiparar estadísticamente las acciones de los nazis con las de los fundadores de Israel, sino que simplemente había hecho una comparación moral: que las masacres individuales cometidas por las fuerzas israelíes en 1948 no eran diferentes a los perpetradas por los alemanes en contra de la judíos. "Si yo he matado a un hombre, eso me convierte en un asesino", observó. "Yo no tengo que alcanzar la marca de mil asesinatos o la marca de un millón para ser un asesino".

Herzog se abalanzó sobre este punto, dirigiendo la propia metodología histórica utilizada como historiador por el propio Toynbee en su contra. "Ahora, profesor, en el volumen cuatro de su obra, en la página 128 de su estudio sobre la historia usted dice: 'En la historia de los intentos de civilización de los hombres hasta ahora, nunca ha existido una sociedad cuyo progreso y cuya civilización haya llegado al extremo de que, en tiempos de revolución o de guerra, sus miembros pudieran confiar en no cometer atrocidades' ", recitó Herzog . A continuación, leyó una lista de todas las naciones que el propio Toynbee implicaba en esa acusación: los alemanes en Bélgica en 1914, los británicos en Irlanda en 1920, los franceses en Siria, y muchos otros a lo largo de la historia, incluyendo, por supuesto, a los nazis.

Herzog añadió posteriormente un grupo que Toynbee había omitido: "¿Está usted de acuerdo en que también hubo masacres de civiles judíos por parte de los árabes?" Herzog hizo referencia a algunos de esos casos preguntando: "¿Se podría considerar que estas atrocidades (de los árabes) también entrarían en la categoría de atrocidades nazis? Y si es así, ¿por qué no dice usted que ambas partes hicieron cosas de dicha categoría? ¿Por qué usted solamente nos elige a nosotros, los judíos? ¿Por qué nos singulariza? ¿Por qué no escribe que Gran Bretaña y casi todos los países del mundo entrarían dentro de su propia definición?".

Después de varios minutos de ese tipo de cuestionamiento, Toynbee reconoció la razón de Herzog. "Estoy de acuerdo en que la mayoría de las sociedades han cometido atrocidades, pero no creo que eso condone las atrocidades", dijo. "Estoy de acuerdo con usted en que...", pero Herzog le respondió rápidamente. "Pero, ¿está usted de acuerdo en que esta comparación se puede aplicar a nivel universal y a cualquier país que haya entrado en guerra y cuyos soldados hayan cometido atrocidades contra la población civil". Toynbee tenía que estar de acuerdo: "Sí, las atrocidades son atrocidades y el asesinato es asesinato, y es un asesino el que los comete". Herzog le preguntó entonces a Toynbee si también se podría estigmatizar de esa manera las "atrocidades árabes contra la población civil judía" y las cometidos por los Estados Unidos. "Por supuesto", respondió el profesor.

Con ese reconocimiento, Herzog esencialmente desarmó al historiador. Después de todo, si cada nación se había comportado como los nazis, entonces la acusación se despojaba de significado moral. "En otras palabras", concluyó Herzog, "el manto nazi se encuentra en todo el mundo, antes incluso de que llegaran los nazis ... y después de haberse ido". Los judíos, entonces, ya no eran más propensos a una conducta inmoral que cualquier otro pueblo, e Israel no era más y no menos culpable que cualquier otro estado moderno.

El debate giró posteriormente sobre la cuestión de si el pueblo judío era de hecho un "fósil"- un remanente obsoleto de una civilización - o más bien un pueblo vivo, una civilización con su propio derecho a vivir. ¿Fue el establecimiento de Israel un anacronismo o un logro? Sobre esta cuestión, Herzog logró extraer otra concesión de Toynbee, cuando el historiador británico reconoció que "Israel puede desfosilizar la civilización judía, tal como se puede descongelar un coche". Mientras que Toynbee siguió insistiendo en que debido a la persecución y al aislamiento los judíos no habían jugado un papel influyente en gran parte de la historia moderna, admitió que "los judíos en los tiempos actuales se han convertido en... parte de la corriente general de la vida y juegan una gran papel". Herzog cerró el coloquio invitando a Toynbee a visitar Israel y ser testigo de primera mano de su "desfosilización".

Para el final del debate, estaba claro que el joven embajador había vencido al veterano historiador. A la esposa de Toynbee, Verónica, se le oyó decirle después "Te dije que no participaras en este debate". Los principales diarios canadienses elogiaron la actuación de Herzog, y telegramas de felicitación se acumularon en la embajada israelí en Ottawa. El evento también resultó ser una inspiración para muchos estudiantes judíos que asistieron a él. Uno de estos estudiantes de 20 años de edad, Irwin Cotler, se convirtió en un profesor de derecho de la Universidad McGill, especializado en derechos humanos, y un miembro del parlamento de Canadá, sirviendo como ministro de justicia desde 2003 a 2006. "Si los estudiantes judíos se sintieron humillados por la conferencia de Toynbee, ahora se sentían orgullosos y llenos de amor propio como judíos", dijo el biógrafo de Herzog. "El impacto psicológico de la labor de Herzog no fue menor que su impacto intelectual".

Y sin embargo, el debate Herzog-Toynbee se ha desvanecido en gran parte de la memoria pública, tal vez por sus propios participantes. La reputación académica de Toynbee, que descansaba sobre su magistral multivolumen sobre el Estudio de la Historia, no ha envejecido bien, así como la naturaleza esencialista de su análisis histórico ha caído en desgracia. Y aunque Herzog pasó a servir a varios primeros ministros israelíes, murió joven en 1972, a la edad de 50 años. Sin embargo, su debate es digno de recuerdo, no sólo en el sentido simplista de quién ganó, sino como una manera de pensar acerca de Israel que por desgracia ha desaparecido en el camino.

Hoy en día, la comprensión del Estado judío que Herzog transmitió - un estado normal con problemas normales - está casi totalmente ausente del discurso público. Para muchos de sus partidarios, Israel debe ser defendido totalmente como una isla inexpugnable de rectitud moral, una excepción a la regla del error y la imperfección humana. Nunca comete crímenes de guerra, y rara vez comete errores. Los críticos de Israel, por el contrario, a menudo se imaginan al Estado judío como un heredero del Tercer Reich y como una plaga única por su maldad sobre la faz del Oriente Medio. No hay depravación ante la que este régimen "zionazi" retroceda, y no hay crimen demasiado escabroso que no pueda cometer. En otras palabras, Israel es sobrehumano o subhumano.

Pero cuando pretendió defender a Israel de la acusación de una conducta similar a los nazis, Herzog tomó un enfoque muy diferente. No negó que las fuerzas israelíes habían cometido crímenes en 1948. Contextualizó esos crímenes y señaló que fueron condenados por la sociedad israelí en general, pero no negó que tuvieron lugar. Reconoció la falibilidad de Israel, como la de cualquier otra nación. La vindicación de Herzog no descansó en la limpieza de Israel de toda culpa, sino que situó sus fracasos en el contexto del fracaso humano. Fue convincente hasta para Toynbee, quien concedió que los delitos morales de Israel no eran diferentes a los de cualquier otro país, estableciendo que los crímenes que pudo cometer Israel no se debieron a su falta de humanidad, sino precisamente por su pertenencia a la humanidad

Referencia:Safed-Tzfat
Leer más...
 
Subir Bajar